LEO EN UNA CITA

Leo en una cita será la antítesis de cualquier otro signo debido a peculiar comportamiento. La extravagancia no solamente estará orientado a la forma de actuar, sino en la perspectiva que tenía sobre el papel de su compañero(a). En caso de que desees conocer cómo proceder ¡Te invitamos a leer este artículo!

SU CARACTERÍSTICA INHERENTE ES LA CONFRONTACIÓN

Leo no es como el resto de los signos. No puedes deslumbrarlo a través del misterio, ya que rechazará cualquier forma de “entretenimiento” de implique descubrir pacíficamente quién eres realmente. Sus intenciones serán siempre manifestadas. Procurará ir en directo e interpretar tu esencia lo más rápido posible.

Evitará a toda costa ‘andar con rodeos’. Planteará sus intenciones de la forma más clara posible. Según el nivel de destreza social que posea, puede que su reacción sea sutil o hiriente. Mientras más empático sea, procurará optar por la sutileza, aunque manteniendo cierto grado de crudeza. En caso de que no le guste la forma en la que te has expresado, te lo hará saber, por lo que deberás evitar tratar temas delicados –política, religión y dinero-.

Si deseas establecer una relación con Leo. Puedes empezar con las sonrisas, ya son el mejor ‘regalo’ que puedas darle. Tiende a aburrirse de las personas apáticas que muestran poca simpatía dentro de una conversación o en el desarrollo de una relación.

Una de las peores cosas que puedes hacer con Leo consiste en presionarle para que se dirija a un sitio en concreto, o no consultarle respecto a dicha visita. Le parece inadecuado que su acompañante sea quien decida el sitio a dónde deberá ir, y en peor grado, que le prive de visitar los sitios que, según su criterio, son los más óptimos.

LA COMPLEJIDAD DE LEO EN UNA CITA

A pesar de la dureza que Leo puede demostrar ante las personas, el romanticismo deberá ser la premisa dentro de una relación. Esto es importante de considerar si tus objetivos dentro de la cita es pasar a ‘otro nivel’. Jamás olvides proporcionarles detalles que sean significativos para él –en este segmento se añaden aquellos pertinentes a gestos, caricias o materiales-.

No intentes besarle sin que te haya dado una señal y bajo ninguna circunstancia optes por un plan vulgar o tosco con la finalidad de llevar la experiencia a un plano más sensual.

No existen límites en los temas de conversaciones con Leo. Tampoco se limitará sólo a oír, ya que procurará participar. Tiende a cansarse de lo repetitivo. Si no quieres aburrir a tu cita deberás detectar las señales corporales que identifiquen ha caído en el tedio (esto es en caso de que posea cierto grado de sutileza, ya que, de ser brusco, procurará dejarse llevar por su tendencia natural que lo induce a ser lo más directo posible).

Leo en una cita, como habrás podido contemplar, no es muy fácil de llevar. Sin embargo, tomando en consideración cada uno de los preceptos que te hemos planteado en este artículo, podrás entender la naturaleza de este signo zodiacal. Con Leo, lo sutil y lo brusco, tienen una línea divisoria demasiado corta.


Cristian Newman